Señor Gobernador: acepte la renuncia de Jorge Longoria


Monterrey, Nuevo León, a 30 de mayo de 2019

Jaime Rodríguez Calderón
Gobernador Constitucional del Estado de Nuevo León
PRESENTE

En 2015, México vivió un proceso electoral que rompió paradigmas en la democracia nacional con la victoria de candidatos independientes en procesos locales y federales. Usted, señor Gobernador, fue parte de ese momento histórico en la vida pública regiomontana. Logró lo que hacía mucho no pasaba: hacer creer.

Tras recibir su constancia de mayoría, usted dijo: “no me siento grande, ni me siento más que nadie, simplemente me siento comprometido con la sociedad Nuevoleonesa, porque nos dieron la confianza”. 

De aquella vez a hoy, muchos Neoleoneses se sienten decepcionados, traicionados, olvidados. Sin hablar de seguridad pública, en materia de transporte es donde hay más reclamos y pareciera que a pesar de tantas voces que piden un cambio, éste no se hace presente por ningún lado. 

Ayer tuvimos un breve momento de esperanza. Informantes de su propio gobierno dieron a conocer que Jorge Longoria, Director General de la Agencia para la Racionalización y Modernización del Sistema de Transporte Público de Nuevo León, había renunciado. Sin embargo, usted salió a respaldarlo unas horas después.

No, señor Gobernador, le pedimos que no le brinde apoyo a un servidor público que ha demostrado incompetencia y frivolidad. Acéptele la renuncia a Jorge Longoria porque las razones sobran: En tres años y medio lo único que ha logrado es que los taxistas estén inconformes, los concesionarios enojados y los usuarios indignados. En tres años y medio no ha transparentado los recursos de la Agencia y tampoco ha garantizado la gratuidad del transporte a estudiantes.

Entre sus “aportaciones” está el célebre Sistema de Señalamiento Alfanumérico de las calles y avenidas que terminó siendo un fracaso, al igual que los esfuerzos, si acaso los hubo, para poner fin a la pugna entre taxistas y conductores de Uber. Hoy sigue sin haber una política pública en la materia que le dé certidumbre a unos y otros.

Lo más grave: todos recordamos cómo el director de la Agencia de Transporte validó públicamente el tarifazo con una fórmula de un supuesto físico matemático nuclear que ni él entendía, para luego dejar que los concesionarios aumentaran tarifas sin hacer nada al respecto. Omiso, no solo incumplió el mandato del Consejo de Transporte que prohibía la alza, sino que también cometió el delito de abuso de autoridad.

Además, Jorge Longoria ha sido acusado de ejercicio indebido y abandono de funciones, al no convocar a sesiones en el Consejo del Transporte, o como aquella vez que habiendo quórum no le dio curso a la sesión para prohibir el aumento de tarifas. ¡Qué considerado el señor Longoria con los transportistas!

Y con el pretexto de carecer de personal suficiente, dejó estacionadas las unidades de patrullaje para vigilar la movilidad, y abandonada la revisión de las condiciones técnicas y mecánicas del transporte. Un fracaso más: el Programa de identidad cromática y de seguridad para taxis que terminó siendo una llamarada de petate, ya que los taxis piratas no solo continúan sino que han proliferado por toda la ciudad.

Señor Gobernador, ¿hacen falta más razones? Revisemos la corrupción atribuida a Jorge Longoria. Como es de su conocimiento, la Auditoría Superior del Estado detectó una anomalía de 45 millones de pesos en el 2017 y otra de 13 millones durante el 2016, en total 58 millones; recursos etiquetados como apoyo económico a adultos mayores, personas con discapacidad y estudiantes. 

Entre adultos mayores y estudiantes, el Programa de Bono Preferente tiene 30 mil 975 beneficiarios, mismos que no recibieron el apoyo de forma regular. Pero aún hay más, al señor Longoria también se le acusa de entregar concesiones a 15 empresas sin que se realizara una licitación pública.

En suma, el balance de la gestión de Jorge Longoria es, por donde se le vea, negativo. Usted tiene la oportunidad, señor Gobernador, de corregir. ¿Cómo quiere ser recordado? ¿Como el que le devolvió la esperanza a Nuevo León o como el que se la arrebató? ¿Como el que se atrevió a acabar con la mafia de transporte o como el que la eternizó? ¿Qué lugar en la historia quiere ocupar? ¿El lugar de quien dotó de un transporte de calidad al Estado o del que mantuvo a los Neoleoneses 21 días del año en sus trayectos?

Señor Gobernador, acepte la renuncia de Jorge Longoria porque no ha cumplido con su trabajo, el sistema de transporte es un desastre por malas decisiones y criterios deficientes; ha perjudicado a ciudadanos, usuarios, transportistas y operadores. Simplemente no es apto para el cargo. ¿Usted lo es?