Recorte a estancias infantiles: hipócrita, ilegal y antidemocrático


La participación de la mujer en el mercado laboral ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, por lo que las instituciones del Estado están obligadas a darles mayor respaldo en las diversas actividades que desempeñan.

En este sentido, la decisión de recortar el presupuesto a las estancias infantiles por parte del Presidente Andrés Manuel López Obrador es un gravísimo error que revela el doble rasero del primer mandatario, además de violar la ley y resultar antidemocrático.

Hipócrita

María Guadalupe Rodríguez, esposa del dirigente nacional del PT, fundó el modelo o de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis) hace 27 años, pero el año pasado fue señalada por la PGR por lavado de dinero.

Apenas llegó al poder, López Obrador anunció que los recursos para los Cendis se incluirán en el presupuesto. “Lupita va a estar con nosotros, vamos a invitarla porque ella ha dado muestra de ser una mujer inteligente, comprometida, que ha resistido todos los embates”. dijo.

¿Por qué el presidente saluda con una mano cálida a sus aliados políticos, pero con la otra recorta el presupuesto a las estancias infantiles que benefician a miles de familias y particularmente a madres que son cabeza de sus familias?

Fuera de la ley

Este martes, el presidente dijo que la Carta Magna aunque modificada más de 700 veces, sigue siendo el marco legal al que debemos apegarnos como gobierno y ciudadanos. “Yo aquí hago el compromiso de cumplir en todo momento la Constitución”, dijo.

Sin embargo, en el recorte a estancias infantiles el mandatario se olvidó del artículo 4 constitucional: En todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos”

También se olvidó de la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil que denomina a las niñas y niños como “sujetos de servicio”, al señalar que la atención hacia ellos debe hacerse con un enfoque integral, resaltando las condiciones de calidad, seguridad, protección y respeto a sus derechos.

¿Por qué el presidente no tuvo estas consideraciones jurídico-constitucionales antes de tomar la decisión de recortar el presupuesto de las estancias infantiles? ¿Por qué tampoco dio a conocer la opinión del Consejo Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil? ¿Dónde está el aval a su resolución por parte del Sistema Nacional de Guarderías y Estancias Infantiles?

Antidemocrático

Entre las actividades para los niños en las estancias están las que desarrollan la capacidad social y de interacción, actividades de comunicación, de relacionar objetos y de vinculación con los adultos. 

Esto en sintonía con el Programa Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil que destaca la participación social de los niños, ya que favorece bases sólidas para el desarrollo de una sociedad democrática.

¿López Obrador será consciente que con la decisión que tomó está mermando la capacidad de participación social de los menores? ¿Será parte de su plan para hacer de nuestra sociedad una menos democrática y plural? Y, tratándose de una política que afecta a niños y niñas, ¿por qué no se les consultó de alguna manera como lo ordena la ley?

Está claro que el presidente de nueva cuenta dio un paso apresurado e improvisado, que lejos de velar por los más necesitados, por las mujeres trabajadoras, solo atiende su proyecto político clientelar. Desde el Senado de la República daremos la batalla para la salvaguarda de los derechos de niños. Entérate y súmate a este movimiento #ConLosNiñosSiempre.