fbpx

Pide Víctor Fuentes que Semarnat y constructora le den máxima publicidad a la manifestación de impacto ambiental del Viaducto Santa Catarina


El Senador Víctor Fuentes pidió a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y a la empresa constructora del Viaducto Santa Catarina le den máxima publicidad a la Manifestación de Impacto Ambiental autorizada para el proyecto, lo anterior para conocer con exactitud los alcances de la obra, los daños ambientales que se tienen previstos y, sobre todo, las medidas de mitigación que se impusieron al promovente.

“Es muy importante que todos sepamos cuáles son los alcances de la obra, que se sepa con claridad cuáles son los daños ambientales que invariablemente tiene una intervención urbana de esta naturaleza; pero sobre todo, las medidas de mitigación ambiental a las que está obligado el promovente de la Manifestación de Impacto Ambiental”, expresó.

Dijo que de esta manera, tanto las organizaciones de la sociedad civil como las mismas autoridades locales estarán atentos de qué sí se puede hacer y qué no y hasta qué límites territoriales. “Hay un temor fundado de que las columnas invadan el talud del Río Santa Catarina y de que se invada la zona protegida del Lecho del Afluente, por lo que debemos saber con coordenadas precisas lo que autorizó la SEMARNAT”.

El legislador federal, sin embargo, apostó porque este tipo de proyectos sean cada vez menos necesarios en tanto que autoridades locales y federales compartan una visión de desarrollo urbano que le dé menos importancia al automóvil y más relevancia al transporte público de calidad y, sobre todo, a los corredores para el peatón.

“Seguimos en el paradigma de las ciudades del siglo pasado, y no, la solución no son grandes distribuidores, grandes viaductos, grandes avenidas, sino una inteligencia de desarrollo urbano que acorte las distancias y que provea de soluciones de movilidad las cuales le den la prioridad al peatón, a las ciclovías y al transporte público de calidad”, señaló.

Fuentes Solís indicó que existe una coincidencia entre ambientalistas y ciudadanos en que la zona metropolitana de Monterrey debe satisfacer las necesidades actuales de movilidad pero, así como ha ocurrido con otras urbes a nivel internacional, también se dé la transición hacia un modelo sostenible y de movilidad, junto con seguridad vial garantizada.

“¿De qué sirven los grandes viaductos si el estado es el número uno en accidentes viales? ¿De qué sirven los grandes distribuidores si con un temporal la ciudad de desquicia? Tengo muchos amigos de fuera que llegan a Monterrey y no dan crédito de que nuestra capital, pujante como es, no le dé alternativas al ciudadano para transportarse diferente all auto”, concluyó.