No más accidentes viales


La seguridad vial es el mayor problema de salud pública que enfrentamos. México se ubica en séptimo lugar a nivel mundial en muertes y lesiones causadas por accidentes de tránsito. Cada hora mueren dos mexicanos en las esquinas por incidentes de este tipo.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que de 2015 a diciembre de 2018 han muerto 44 mil 364 personas en México en accidentes de tránsito. Además, el INEGI revela que 46 por ciento de los siniestros se concentran en cinco entidades, siendo Nuevo León el que registró la mayor cantidad, con el 21 por ciento de los casos de todo el país.

Con estas cifras es importante que antes de mayo, en el Senado aprobemos una Ley General de Seguridad Vial e ir más allá: rebautizar la calle como un espacio para la movilidad, sí, pero también para la convivencia, replanteando la forma en la que se trata al ciudadano. ¿Qué debería considerar este ordenamiento? De entrada, el establecimiento de una jerarquía de usuarios para la prioridad en el uso de la vía pública por nivel de vulnerabilidad:

En primer lugar, personas con movilidad limitada y peatones; en segundo, usuarios de transporte no motorizado, usuarios de transporte público, conductores de transporte público, y prestadores de servicios de transporte de carga, y por último, los usuarios de transporte particular automotor.

Lo tenemos claro: La bicicleta debe ser considerada como un medio de transporte prioritario, como alternativa al uso excesivo del transporte particular. Y no debemos postergar más los exámenes de valoración psicofísica, teórica y práctica para obtener la licencia de conducir en todo el país. Todos sabemos que en varios estados se puede obtener una licencia incluso si se carece de buena visión.

También proponemos que haya operativos de alcoholimetría en todo el país. Hay evidencia suficiente para demostrar que esta medida reduce consideradamente los accidentes y, sobre todo, las muertes, muchas veces, de inocentes.

Muy importante: todos los vehículos motorizados que circulen en territorio nacional deberán estar cubiertos por un seguro; mejoramiento y aumento de la infraestructura vial y auditorías de seguridad vial para evaluar las etapas de planeación, construcción y operación de vías públicas.

Estamos considerando la creación de alianzas multisectoriales y designación de organismos coordinadores para elaborar estrategias, planes y metas nacionales en materia de seguridad vial, así como de un sistema Nacional de Seguridad Vial para la implementación coordinada de políticas y normas que garanticen el desplazamiento seguro de las personas en las vías públicas.

Y para no dejar desprotegidos a quienes sufren un accidente vial, debemos constituir un Fondo Nacional de Seguridad Vial y otros instrumentos para financiar políticas en materia de movilidad. De estas y otras propuestas hablaremos hoy en Monterrey.

En el Foro Regional para una Ley de Seguridad Vial, académicos, expertos, servidores públicos, organizaciones de la sociedad civil, legisladores federales y locales, analizaremos y dialogaremos sobre la iniciativa de ley en la materia. Será en el H. Congreso de la Unión de las 10 de la mañana a las 3 de la tarde. Tu participación es importante. No más accidentes viales. Te esperamos.