La unidad hace la fuerza


Sobre política hay tres acepciones típicas: la primera señala que es la búsqueda del bien común, desde una dimensión ética.

Otra postura, desde una intención lógica-estratégica, asume a la política como la acción de tomar el poder y mantenerse en él. Y una tercera, más táctica, e incluso estética por la belleza que entraña, indica que la política es el arte de hacer posible lo imposible.

Hoy, en mi querido Nuevo León confirmé una de mis convicciones: que tanto el primero como el segundo concepto pueden ser una realidad pese a la incredulidad y desconfianza que actualmente impera hacia los políticos.

Con enorme gusto constaté que identidad partidista o posturas políticas particulares no son impedimento para llegar a un acuerdo en beneficio del bien común. De hacer posible lo imposible. Me refiero a la propuesta de Ley General de Seguridad Vial, sobre la que tuvimos un foro regional en Monterrey.

Legisladores de diferentes partidos, locales y federales; servidores públicos de varios estados y municipios; el gobernador Jaime Rodríguez; expertos; académicos; organizaciones de la sociedad civil, todos, coincidimos en que la nueva ley debe rebautizar la calle como un espacio para la movilidad, sí, pero también para la convivencia.

Solo así podremos cambiar una realidad lastimosa. A nivel mundial, México ocupa el séptimo lugar en siniestros de tránsito y Nuevo León, el primer lugar nacional. Cada hora mueren dos mexicanos en accidentes viales. Para reducir 50 por ciento estas cifras no tenemos opción: debemos reconocer que la unidad hace la fuerza. Entonces tendremos #LeyDeSeguridadVial.

Mañana, ya en la Ciudad de México, habrá sesión plenaria en el Senado. Les seguiré informando. ¡Buenas noches!