Etiquetado frontal es política internacional sin reversa: Víctor Fuentes


El Senador Víctor Fuentes lamentó que algunos empresarios de la industria alimentaria busquen ampararse y recurrir a instancias internacionales contra el etiquetado frontal, ya que -dijo- “esta acción afirmativa ya se instaló en la agenda mundial y se constituyó en una de las políticas centrales para garantizar una alimentación saludable y prevenir la malnutrición en todas sus formas, incluyendo la obesidad”.

“Acudir a instancias globales es un despropósito porque justamente son los organismos internacionales quienes han impulsado el etiquetado frontal. Y en los países que han implementado sistema de etiquetado frontal además se ha impulsado la reformulación de alimentos, tal como lo pude constatar en el Reino Unido”, señaló.

Indicó que, por ejemplo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) plantea al etiquetado frontal como una de sus líneas de acción para la prevención de la obesidad en la niñez y la adolescencia.

En tanto que la Organización Mundial de la Salud, explicó el Senador, en el Informe de la Comisión para Acabar con la Obesidad Infantil (ECHO), propone poner en marcha un etiquetado del frente del envase fácil de interpretar, apoyado en la educación del público para que tanto los adultos como los niños tengan conocimientos básicos en materia de nutrición.

“Es una política internacional que no tiene reversa, a nivel global existen múltiples experiencias de etiquetado frontal, como son los casos de Estados Unidos, Australia, Canadá, Unión Europea y, desde luego Reino Unido, donde el etiquetado frontal comenzó desde 2006 y ya como lo conocemos hoy en día desde 2011”, informó.

Fuentes Solís expuso que existe abundante y creciente evidencia que ha evaluado la puesta en marcha de diferentes tipos de etiquetado frontal de alimentos en cuanto a su eficacia individual para informar a los consumidores e influenciar patrones de compra y conductas alimentarias, además de que su fundamento es una perspectiva de derechos.

“Numerosos comités de derechos humanos han recomendado la puesta en marcha de políticas alimentarias como un elemento necesario para proteger el derecho a la salud de las personas, con un enfoque específico en grupos en situación de vulnerabilidad, como lo son los niños, niñas y adolescentes”, apuntó.

El legislador federal subrayó que su iniciativa y el dictamen aprobado por las dos Cámaras tiene el objetivo general de proteger los derechos a la salud, a la alimentación y a la información de los consumidores, así como proveer de instrumentos legales para el combate a la epidemia de sobrepeso y diabetes que ha sido declarada en nuestro país.